jueves, 30 de marzo de 2017

Por la mañana...

Abrir los ojos por la mañana y, apenas asimilando que ya han pasado horas, descubrir que el cuerpo aún guarda recuerdos de lo que pasó anoche. Morder los labios y evocar cada momento vivido, cada palabra dicha y, por supuesto, cada azote recibido. Las nalgas aún están calientes, los rincones permanecen húmedos y las necesidades no se detienen... Querer más es natural, sin embargo, al girar sobre la cama entiendes que no lo resistirías, la piel está en extremo sensible... Entonces escuchas su voz que, enérgica, te ordena salir de entre las sábanas, ducharte, atender tus deberes porque, si no, tendrás que atenerte a las consecuencias. Lo dudas, la sonrisa pícara se dibuja de nuevo en tu rostro y decides lanzarte con todo, total, lo peor que puede pasar es terminar de nuevo sobre sus rodillas.

YoSpankee

martes, 7 de marzo de 2017

Silencio

Debería ser considerado deporte extremo o motivo para nominación al premio nobel recibir una azotaína sin moverse y sin hacer ruido.

YoSpankee

sábado, 4 de marzo de 2017

Cuidado.

Hay un momento que se repite en la vida de (me atrevería a decir) todo el mundo, en el que ya no hay salida, todas las evidencias te señalan, irremediablemente eres culpable y hay que saber reconocerlo, aceptar el error y asumir las consecuencias.

En la mayoría de las personas, los errores se pagan con 'inercia', es decir, lo que hayan hecho conducirá a lo siguiente de manera automática y, en muchas ocasiones, podrán salir casi impunes de tal o cual situación pues la vida se hace de la vista gorda, finalmente, se trata de lujos que un adulto se puede dar... Pero la vida de la spankee no es así, por supuesto que no, la spankee sabe perfectamente que vive bajo el escrutinio constante de su spanker, sabe que deberá comportarse correctamente, porque si no, corre el riesgo de pagar caro, MUY CARO, cualquier desliz.

El lenguaje es uno de los detalles que más hay que controlar, no solamente las malas palabras, al hablar se debe cuidar el qué, cómo, cuándo y por qué... A veces hay que lidiar con las interpretaciones del spanker, quizá mi intención no era mala, quizá solo es un mal entendido pero, lo injusto de todo esto es que, si él ya dictó sentencia, no habrá puchero, lágrima o poder humano que consiga cambiarlo.

Basta con escuchar el primer regaño, evadir la primera advertencia, incurrir nuevamente en la falta, para que el estómago se contraiga y el corazón acelere su palpitar... A veces, adivinando lo que vendrá, las manos se irán de inmediato a cubrir las nalgas... La spankee tratará de dar mil pretextos con la estúpida idea de librar el castigo pero sabrá que todo fue inútil cuando está siendo arrastrada hacia las rodillas de su spanker, más aún, al sentir la primera palmada impactar contra sus nalgas.

YoSpankee

martes, 28 de febrero de 2017

Olvido

Otras veces se los he dicho, soy terriblemente distraída y desmemoriada. Puedo recordar los cumpleaños de cada uno de los integrantes de mi familia  de mis amigos y fechas importantes en general, sin embargo, olvido tomar mis medicamentos, enviar un mensaje de texto avisando que llegué y estoy bien... En fin  esos pequeños detalles son los que, regularmente, me hacen acreedora a castigos... y más si se trata de faltas reiteradas, faltas que incluso acaban de ser castigadas y Yo(spankee) acabo de prometer no volver a hacer. Entonces me quedo sin recursos, los pretextos son insuficientes y lo que queda es poner cara de arrepentimiento, tratar de suplicar por última vez y, ante el intento fallido, bajarme el calzón e inclinarme para recibir unas buenas nalgadas.

YoSpankee

lunes, 27 de febrero de 2017

Señales de vida

Es difícil, muy difícil, tener que estar alejada de todo esto que tanto me gusta y que tantísimo placer me brinda. En mi defensa, puedo decir que es totalmente en contra de mi voluntad pero, al mismo tiempo estoy consciente de que es por mi bien.

Hoy quise venir, en medio de una gran nube de aburrimiento, a ponerme al día, a decirles que la spankee sigue viva (quizá más que nunca) y que, aunque por el momento toda la energía está concentrada en la recuperación, no puedo olvidar que lo mío, lo que me satisface y hace volar a mis murciélagos, es el spanking.

Agradezco a todos y cada uno de los que han estado al pendiente de mí, a los que no me olvidan y me alientan a ser muy paciente, a los que me esperan con ganas de leer más historias, fantasías y deseos de YoSpankee... Gracias mil.

Gracias, sobre todo, a la vida, a mi familia y a mí esposo spanker... mi amor, que ha sabido ser y permanecer a pesar de tantas vicisitudes... Por ellos y,  claro, por mí es que sigo luchando cada día y esforzándome por estar bien... La espera ha sido larga, maa lo que todavía falta, pero las ganas de estar bien y volver a ser la de antes, se mantienen latentes.

Poco a poco iré contándoles del progreso y de la manera en que el spanking se ha mantenido presente en mi día a día.

YoSpankee