domingo, 30 de noviembre de 2008

De sorpresas y deseos concedidos...

Siempre deseé tener un spanker al que yo pudiera llamar MI spanker... también soñé con una relación en la que mi pareja lo fuera... debo confesar que también dudé mucho de este par de posibilidades... Pero hoy... hoy cierro mi bocota y con mucho gusto vengo a contarles que ha sucedido esto que jamás pensé que podría siquiera pasar en mis sueños...

Después de la ruptura spanka con mi querido Mexiñol me di a la tarea de buscar a alguien más con quien pudiera compartir el juego... bueno, tengo a otros spankers que gustan de nalguearme pero es tan esporádico que siento que necesito otra cosa... siempre más...

Así, dentro de uno de los foros en los que NO soy asidua participante por el momento, me encontré a un chico que pedía una spankee para practicar... obviamente me brillaron los ojos y sentí cierta necesidad de escribirle y decirle: SOY SPANKEE!!!

De inmediato y siguiendo mis instintos le escribí un mail diciéndole que me gustaría conocerlo, que yo también estaba en  busca de un spanker con las mismas características que él pedía (seriedad, respeto y discreción)... Comenzamos a intercambiar mails, charlas por msn y llamadas telefónicas... después se dio la posibilidad de conocernos previo acuerdo de 'sólo spank'... 

Se trata de un chico de 29 años (el primer spanker joven (menor de 40) con el que tengo contacto)... En cuanto nos conocimos nos caimos bien... hubo 'química' y ambos lo notamos... antes de entrar en acción decidí que quería conocerlo un poco más y nos pusimos a charlar de todo un poco... es divertidísimo, me hace reír mucho! 

De pronto dijo que era el momento... tomó una silla, se sentó y me llamó a ponerme sobre sus rodillas... obedecí de inmediato. Suavemente comenzó a azotarme encima de los jeans... podía sentir sus manos grandes (mide 1.90 cm) azotando con seguridad... la fuerza de los azotes se fue incrementando poco a poco hasta que de repente bajó mis pantalones junto con mis bragas... sólo hasta la base de las nalgas... y seguió azotando...

Auch! los golpes no eran muy fuertes pero al parecer este spanker tiene una buena técnica en la que el ardor que queda es un poco molesto y yo ya comenzaba a quejarme y moverme... El otk con la mano duró mucho y mis nalgas ya se sentían muy calientes... después sacó una chancleta de su maleta y trató de castigarme con ella a lo que yo sólo me reía... la verdad es que no dolía nada... y (estúpida) se lo dije... así que la cambió por un cepillo de madera que yo traía entre mis curiosidades... ahí sí que vi las estrellas...

Este spanker es todo ternura... en ningún momento se excedió y sobaba rico!... 

Después del otk pasé a la cama a probar el cinturón.... auch!... con una almohada bajo el vientre no supe cuántos azotes fueron pero mi trasero ya requería atención y cariño... 

Yo tenía pensado regresar el mismo día a casa (estábamos en otra ciudad) pero por alguna razón me pidió que me quedara con él en el hotel, yo acepté... al rato salimos a comer algo y caminar un poco... volvimos ya de noche y supuse que descansaríamos un momento... Yo no paraba de molestar y terminé sobre sus rodillas las veces que fue necesario... 

Yo tenía bien claro el mutuo acuerdo de 'sólo spank' así que no provoqué demasiado... al otro día en la mañana algo pasó... estábamos jugando y de pronto su rostro quedó frente al mío... a escasos centímetros nuestros labios... y yo traviesa le lancé un tímido mordisco...

:::...¿Te puedo besar?...:::
:::... Puedes besarme todas las veces que no lo has hecho desde el momento en que me viste...:::

Nos besamos tiernamente... ese beso carecía de toda la lujuria, pasión y desenfreno que yo hubiera pensado de un spanker de su edad... Me parecía sorprendente que no me hubiera tocado en toda la noche habiendo compartido cama... que no me hubiera robado un beso... estando tan cerca... 

Pude ver la ternura en sus ojos... noté que realmente se sentía atraído por mí... y seguimos besándonos hasta que fue necesario abandonar el hotel pues yo tenía que regresar a casa...

De camino a la terminal de autobuses íbamos tomados de la mano... me sentía bien... contenta... a gusto con su presencia a mi lado... Lo miraba a los ojos y sentía que el mundo podía detenerse en ese instante... Al caminar sentía las huellas de sus manos en mis nalgas... y las de sus labios en los míos que palpitaban... Subimos al metro y de pie, frente a frente... mirándome a los ojos con la misma ternura que me besó antes... me dijo que si podíamos intentarlo... estar juntos, ser algo más... él y yo...

Sí! contesté y nuevamente fui atraída hacia él para que nuestros labios lo dijeran todo.

No estoy segura de que vaya a funcionar... no soy el tipo de niña sensible que mis spankers creen que soy... ni siquiera creo en el amor... al menos no en ese que parece de película o cuento de hadas... pero me siento contenta con esto... sueño con que sea algo lindo y llegue tan lejos como sea posible... 

SORPRESA: Tengo a MI spanker... que al mismo tiempo es mi novio y... deseo concedido!!!!

Yo Spankee


2 comentarios:

Alejandra dijo...

Hola!!!

¡Qué maravilla! Estoy muy feliz al leer esto.. yo sé lo que es encontrar a alguien con quien haces clic de inmediato. Ojalá yo hubiese tenido el mismo valor que tú y haber seguido mis instintos.

Deja que la relación fluya... sin duda no hay nada más divino que combinar el sexo y el spanking con el cariño. Disfruta tu relación y les deseo el mayor de los éxitos.

Un beso.

paca dijo...

Hola, sabes, nunca lo he practicado, pero recien tengo la atraccion de esto, no se realmente hasta que punto, espero algun dia saberlo. Te seguire leyendo y de alguna forma aprendiendo, quien sabe quiza algun dia me muestres un poco mas de este mundo tan atractivo.